¡No quiero visitar al dentista!

Posted by: on Feb 29, 2012 | No Comments

En la adolescencia el temor al dentista puede ser tan intenso como lo fue durante la infancia aunque no exterioricemos nuestro miedo con lágrimas o ,amentos.  Identifica si las siguientes afirmaciones te están impidiendo acudir a una clínica dental para iniciar un tratamiento.

miedo al dentista Siento desconfianza. Es entendible que desconfiemos si no estamos seguros de la calidad profesional del dentista o si este muestra una actitud discreta cuando buscamos  conocer más detalles sobre las curaciones que realizará.  Por ello, antes de acudir a una centro  dental, cerciórate de conocer por referencias al profesional que te atenderá.

Me siento atado al sillón ondontológico.  El solo imaginarte que el dentista lleva el control total sobre ti puede aumentar tus miedos; es cierto que es él quien indicará qué hacer, pero si sientes dolor y necesitas decirle algo, solo  debes levantar tu mano  para indicárselo.

Mis dientes me averguenzan. Quizás por el tiempo transcurrido, el sarro dental haya dañado tu dentatura y es normal sentirte algo apenado por eso. Sin embargo, nunca debe ser una razón para ausentarte de las consultas médicas,  si decides huir,  tarde o temprano perderás tus dientes.

Empezarán las prohibiciones.  Muchos médicos recomiendan a sus pacientes fumar con menos frecuencia y limitar el consumo de dulces o bebidas gasificadas, además de mantener una correcta higiene bucal. Al comienzo quizás te cueste, solo debes perseverar.

Enfrenta una a una estas situaciones, tal vez nunca has acudido donde un dentista, solo escuchaste  que algunos tratamientos son terribles e inconcientemente tomaste la decisión de no pisar nunca un consultorio odontológico.  Aún estás a tiempo de cambiar tu manera de pensar…Más consejos para vencer el temor al dentista.

Leave a Reply